MIJAEL VILLACRESES

EXPOSICIÓN DE MIJAEL VILLACRESES

UN NARRADOR NÓMADA DE LA PINTURA

La pintura de Mijael es un universo de apropiaciones. Dota de intemporalidad a elementos cotidianos y traduce la exuberancia de la naturaleza mediante ambientaciones, que hacen emanar las posibilidades poéticas que encierran el color y la textura. 

Alcohólicos, moribundos, prostitutas, ciego y lazarillo conforman parte de esta escena.

La ciudad es llevada a cuestas por un ángel, alusivo a Quito y la religiosidad de la gente que habita este sitio colonial.

La Parca ronda con guadaña en mano, sobrevuela la ciudad antigua. Es parte del paisaje, su otro brazo, la conforma una mano de niño y una de adulto, señal de que no perdona a nadie.

La ciudad en gris se revela como un ente vivo lleno de fuerza, de características particulares de convivencia, de vida y de muerte.

Título: Ciudad Antigua 1996               

Junglajazz presenta una visualización del estado en el que se ve inmerso el músico. Su acto musical genera otros mundos visibles y nos cuenta su estadía en él. Lugar donde habitan seres de allá y de más allá.

La obra indaga en la percepción del músico, mientras interpreta su melodía. Sus ojos se ven encendidos por el color y calor de la visión. Al tocar su instrumento, genera formas abstractas, viaja mientras interpreta y trasciende. Finalmente, revela un mundo extraño e íntimo con una naturaleza de otros contextos.

Título: Junglajazz             Autor: Mijael Villacreses                 Técnica: Tiza sobre papel

Una pintura de la fugacidad. De las ruinas que al mismo tiempo son otro nacimiento. De lo que apenas es, de su fragilidad, su historia o su trasmutación.

Mijael Villacreses toma el mundo con un puño y luego nos cuenta de aquello que se mueve entre sus dedos. Es ese entre, ese lugar fronterizo, lo que conmueve. Aquel instante colorido que sin embargo está dejando de ser, o más bien, está siendo otro. Mijael Villacreses

Es un narrador nómada que pareciera vivir en diferentes épocas. Hay en su obra un hipermundo interconectado, como una especie de sueño o fábula con piezas intempestivas que surgen de donde menos se espera, de la bruma, de una columna, de un rostro, del movimiento.

Logra que criaturas sólidas como una iglesia del Centro Histórico de Quito, un mendigo de sus calles, o cualquier árbol sean habitantes de una memoria posible. De una memoria en presente que da valor por igual a eso que acompaña, (in)forma y con-mueve.

Danilo Dueñas
Terapeuta Clínico

Está agazapado en sus cuadros, testigo burlón de las prisas de hormiga que transcurren ante sus criaturas. Mientras miles de pies van de aquí para allá sin saber que van de aquí para allá, pesca sus almas con pincel y las pone a durar eternidades en lienzos acuchillados por colores y tonos de gris. La vida que a otros se les cae por las prisas él las va pegando en imágenes.

Esas imágenes son cuerdas, vigas, columnas que sostienen puentes entre mundos, y puente es lo que son. Quien decida cruzar, asuma el riesgo. Cuadros que son puertas, percepciones de otros mundos que son este mundo, otras realidades que son esta realidad, otras oportunidades de estar, ser y transitar.

Movimiento, al fin y al cabo. Eso es la obra de Mijael (aunque su obra y él sean ya lo mismo, indivisibles). Movimiento en contracorriente, y no por dar la contra. Movimiento en la rabia y en la risa, en soledad y en amistad, en silencio y con blues de fondo… tránsito vital… siempre de paso.

Si es cierto que el arte es huella, aquí está la huella de este tránsito humano y colectivo, pintado por un solo hombre. Inyecta movimiento en su obra misma, desde el esfero hasta la serigrafía y el diseño.

Erick Cepeda
Director y acto
r

Título: Quito diseño digital

Título: Tolita diseño digital

Título: 1 óleo sobre cd 1

Título: Galápagos diseño digital

Título: 2 óleo sobre cd 2

EXPOSICIÓN DE MIJAEL VILLACRESES

UN NARRADOR NÓMADA DE LA PINTURA

La pintura de Mijael es un universo de apropiaciones. Dota de intemporalidad a elementos cotidianos y traduce la exuberancia de la naturaleza mediante ambientaciones, que hacen emanar las posibilidades poéticas que encierran el color y la textura. 

Alcohólicos, moribundos, prostitutas, ciego y lazarillo conforman parte de esta escena.

La ciudad es llevada a cuestas por un ángel, alusivo a Quito y la religiosidad de la gente que habita este sitio colonial.

La Parca ronda con guadaña en mano, sobrevuela la ciudad antigua. Es parte del paisaje, su otro brazo, la conforma una mano de niño y una de adulto, señal de que no perdona a nadie.

La ciudad en gris se revela como un ente vivo lleno de fuerza, de características particulares de convivencia, de vida y de muerte.

Título: Ciudad Antigua 1996               

Junglajazz presenta una visualización del estado en el que se ve inmerso el músico. Su acto musical genera otros mundos visibles y nos cuenta su estadía en él. Lugar donde habitan seres de allá y de más allá.

La obra indaga en la percepción del músico, mientras interpreta su melodía. Sus ojos se ven encendidos por el color y calor de la visión. Al tocar su instrumento, genera formas abstractas, viaja mientras interpreta y trasciende. Finalmente, revela un mundo extraño e íntimo con una naturaleza de otros contextos.

Título: Junglajazz             Autor: Mijael Villacreses                 Técnica: Tiza sobre papel

Una pintura de la fugacidad. De las ruinas que al mismo tiempo son otro nacimiento. De lo que apenas es, de su fragilidad, su historia o su trasmutación.

Mijael Villacreses toma el mundo con un puño y luego nos cuenta de aquello que se mueve entre sus dedos. Es ese entre, ese lugar fronterizo, lo que conmueve. Aquel instante colorido que sin embargo está dejando de ser, o más bien, está siendo otro. Mijael Villacreses

Es un narrador nómada que pareciera vivir en diferentes épocas. Hay en su obra un hipermundo interconectado, como una especie de sueño o fábula con piezas intempestivas que surgen de donde menos se espera, de la bruma, de una columna, de un rostro, del movimiento.

Logra que criaturas sólidas como una iglesia del Centro Histórico de Quito, un mendigo de sus calles, o cualquier árbol sean habitantes de una memoria posible. De una memoria en presente que da valor por igual a eso que acompaña, (in)forma y con-mueve.

Danilo Dueñas
Terapeuta Clínico

Está agazapado en sus cuadros, testigo burlón de las prisas de hormiga que transcurren ante sus criaturas. Mientras miles de pies van de aquí para allá sin saber que van de aquí para allá, pesca sus almas con pincel y las pone a durar eternidades en lienzos acuchillados por colores y tonos de gris. La vida que a otros se les cae por las prisas él las va pegando en imágenes.

Esas imágenes son cuerdas, vigas, columnas que sostienen puentes entre mundos, y puente es lo que son. Quien decida cruzar, asuma el riesgo. Cuadros que son puertas, percepciones de otros mundos que son este mundo, otras realidades que son esta realidad, otras oportunidades de estar, ser y transitar.

Movimiento, al fin y al cabo. Eso es la obra de Mijael (aunque su obra y él sean ya lo mismo, indivisibles). Movimiento en contracorriente, y no por dar la contra. Movimiento en la rabia y en la risa, en soledad y en amistad, en silencio y con blues de fondo… tránsito vital… siempre de paso.

Si es cierto que el arte es huella, aquí está la huella de este tránsito humano y colectivo, pintado por un solo hombre. Inyecta movimiento en su obra misma, desde el esfero hasta la serigrafía y el diseño.

Erick Cepeda
Director y acto
r

Título: Quito diseño digital

Título: Tolita diseño digital

Título: 1 óleo sobre cd 1

Título: Galápagos diseño digital

Título: 2 óleo sobre cd 2